Los que siguen, el turno de los policías

0
9

Tegucigalpa – En el estrado de las cortes de justicia de Estados Unidos, en el desfile de hondureños acusados de conspirar por narcotráfico marca para los meses de abril y mayo la comparecencia de dos oficiales en retiro de la policía, el comisionado Mauricio Hernández Pineda y el oficial Ludwig Criss Zelaya, mientras esperan en la antesala el diputado Fredy Nájera, todos ellos integrantes de las redes criminales del narcotráfico que han operado y operan en Honduras.

Mauricio Hernández Pineda, a quien los fiscales neoyorquinos identifican como co-conspirador CC-6, fue acusado por la Fiscalía de Nueva York en septiembre de 2019 por los delitos de narcotráfico, uso y transporte ilegal de armas con fines de narcotráfico. Mauricio Hernández comparecerá el 7 de abril de 2021 frente a la corte que dirige el juez Kevin Castel, se cree que estaría optando por un juicio rápido cuya fecha aún no es señalada.

La fiscalía de Nueva York asocia a Hernández Pineda con en el trasiego de toneladas de droga rumbo a Estados Unidos.

Mauricio Hernández

El exoficial de la policía Mauricio Hernández, vinculado según los fiscales, con altas esferas del poder, al conocer su designación por parte de la Fiscalía de Nueva York, se entregó a las autoridades de la agencia antidroga, la DEA, de Estados Unidos, en febrero de 2020. La entrega se produjo en el aeropuerto La Aurora de Guatemala.

Una vez que se entregara a las autoridades de la DEA, el ex alto oficial de la Policía Nacional de Honduras, Mauricio Hernández, se declaró no culpable de los delitos que le achacan, mientras la Secretaría de Seguridad anunció que Hernández había sido depurado por “reestructuración” de sus filas en el 2018.

Mauricio Hernández Pineda.

Mauricio Hernández, desde su designación por la fiscalía de Nueva York hasta su entrega voluntaria en el 2020, se movilizó sin restricción alguna por el territorio nacional, en especial en la región del occidente del país, según el relato de los lugareños. Era conocido como un oficial de buen trato, pero el historial de la fiscalía de Nueva York es otro: Hernández es considerado un actor clave en las redes criminales del narcotráfico que mientras estuvo en la institución, usó y abusó de su cargo para trasegar droga junto a sus colegas en el inframundo.

De acuerdo con un trabajo del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), Hernández estaría compareciendo ante el juez Kevin Castell por un conflicto de interés por parte de su bufete de abogados. Los delitos por los que se acusa conllevan cadena perpetua.

Otro que tiene programado su encuentro con la justicia es el exsubcomisario de la Policía Nacional, Ludwig Criss Zelaya, quien, junto a otros prominentes integrantes de la policía nacional, fueron requeridos por Estados Unidos por delitos de narcotráfico y armamento. Criss Zelaya fue capturado por las fuerzas del orden hondureñas en julio de 2016 cuando salía de las instalaciones de la embajada americana en Tegucigalpa, y en diciembre de ese mismo año fue extraditado a Estados Unidos.

Criss Zelaya, sicario de los capos

Criss Zelaya es considerado como parte de la banda de sicariato al servicio del desarticulado cartel de Los Cachiros, y en los juicios a los capos hondureños en las cortes judiciales de Estados Unidos, ha sido mencionado en actos criminales ordenados por los mafiosos, entre ellos Los Cachiros. También se le considera parte de un cartel denominado de “Los soles”, liderado por altos oficiales de las fuerzas del orden de Honduras, según los testimonios brindados en cortes de Nueva York. Criss Zelaya habría trabajado de cerca también con Fabio Lobo, según los investigadores estadounidenses.

Zelaya junto a otros cinco miembros de la Policía Nacional son acusados de delitos de narcotráfico, y de ese grupo, uno de ellos ya cumplió su pena y retornó al país en un avión de deportados a inicios de este año. Criss Zelaya en julio de 2017, envió una nota a la jueza que conoce su caso, Lorna Shofield, para pedir cambio de abogado y entrega de medicamentos para sus “padecimientos mentales”. Dijo que su abogado le recomendaba que se declarara culpable y así tener una pena de unos 16 años de cárcel.

Ludwig Criss Zelaya Romero.

Se espera que, en su audiencia, programada para el 10 de mayo próximo, se fije la fecha de su sentencia, pues habría pedido un juicio rápido y su derecho a ejercer la palabra en el mismo. Pero Criss Zelaya y sus otros cinco compañeros, no son los únicos que serán o han sido sentados en el banquillo de los acusados en las cortes de justicia de Estados Unidos. Otro ex alto oficial a quien le podría aguardar un asiento en el estrado es al comisionado general de la policía en retiro, Juan Carlos, “el Tigre” Bonilla, por las menciones de la fiscalía en las que se le liga a delitos como, presuntamente, conspirar con fines de narcotráfico y tráfico ilegal de armamento.

El comisionado general en retiro de la Policía Nacional, Juan Carlos “el Tigre” Bonilla, quien ostentó el máximo cargo en la conducción de la Policía, ha negado esas acusaciones, dice que demostrará su inocencia y cuando todos creían que se había ido a presentar voluntariamente a la fiscalía en Nueva York, el ex alto jerarca apareció ofreciendo declaraciones descartando ese extremo, aunque se desconoce su paradero.

En una reciente publicación la DEA señala que el gobierno de Honduras no ha extraditado aún a tres piezas claves: el vicealcalde de Gracias, Lempira, Mario Cálix, el ex alcalde de Yoro, Arnaldo Urbina, y a Juan Carlos “el Tigre” Bonilla. Todos ellos son señalados de ser fundamentales en las operaciones de trasiego de estupefacientes de los carteles de la droga hondureños.

En cuanto al exalcalde de Yoro, Arnaldo Urbina, éste guarda una condena en el país y en tanto no la cumpla, no puede ser extraditado a Estados Unidos, según la legislación interna. Y el vicealcalde de Gracias, Lempira, Mario Cálix, éste anda huyendo, las autoridades no han podido dar con su paradero.

Mario Mejía Vargas.

Otros importantes oficiales de policía en retiro como Mario Guillermo Mejía Vargas, siguen aguardando su juicio en NY.

En mayo, se abrirá también audiencia para el diputado olanchano, Fredy Nájera, considerado una figura de alto perfil en el mundo de la narcopolítica hondureña. Nájera tras un arreglo con la fiscalía se ha declarado culpable de dos delitos relacionados con el narcotráfico, se espera un juicio breve, una condena y una sentencia rápida, también.

Estos son algunos de los casos a moverse en estos próximos dos meses en las cortes judiciales de Estados Unidos, mientras la Fiscalía de Nueva York se prepara para nuevos casos e investigaciones tras los fallos y sentencias de culpabilidad obtenidos en los juicios recientes. Los analistas estadounidenses aseguran que, en tema de tráfico de drogas, Honduras se ha convertido en un país de alto interés para los fiscales y cortes estadounidenses.