Honduras es un narco Estado, pero no como EEUU lo define, dice Yani que jura no tiene resentimientos

0
57

Tegucigalpa – “Yo creo que sí”, así fue la respuesta del precandidato presidencial del Partido Liberal, Yani Rosenthal, cuando se le consultó si Honduras era un narco Estado. “Muchas autoridades de gobierno están involucradas, aunque tampoco es como Estados Unidos lo define”, aclaró.

– “Todo lo que me quitaron aquí está basado en mi caso en Estados Unidos, aquí a mí nunca me han acusado de ningún delito”, expresó.

– La deuda (pasivo laboral) con los empleados de Diario Tiempo será pagada cuando Grupo Continental reciba la parte que el gobierno les confiscó en las cuentas del banco, dijo.

– Nunca me gustó el negocio bancario, nunca fue banquero, afirmó.

En entrevista vía ZOOM contó que en una de las audiencias sobre su juicio en Estados Unidos, un fiscal dijo: “En Honduras todos los empresarios están metidos en el narcotráfico, todos los periodistas están metidos en el narcotráfico, todos los políticos están metidos, todos los policías y todos los militares, todos están metidos”, entonces fue cuando el juez le dijo al fiscal: “usted diría cualquier cosa con tal de ganar”… fue así que se apenó el fiscal y pidió disculpas.

Yani reflexionó que la idea del narco Estado que transmitió ese fiscal en esa audiencia “para mí no es cierta, ahora que sí hay cierto porcentaje de nuestras autoridades, policías, militares, empresarios que se metieron a eso, eso sí es cierto”.

Aspiraciones

Dijo que busca la silla presidencial porque cuando regresó a Honduras, en agosto de 2020 luego de cumplir una condena en EEUU, mucha gente lo esperaba para que se postulara. “Yo titubee mucho y dije para que quiero ser candidato después de todo lo que he pasado por todas las dificultades y problemas que he tenido, luego empecé a escuchar el sufrimiento que han pasado todos los liberales, todos los hondureños también, la desesperanza en que viven y la falta de expectativa que tienen…”, amplió

Desglosó que los principales problemas que tiene Honduras, es la falta de empleo, alto costo de la vida, “y esos son problemas que yo los he resuelto antes porque fui ministro de la Presidencia dos años, en ese tiempo fui coordinador de gabinete económico, fueron los años que la economía del país creció más y cuando más se generó empleos en todo este siglo, durante todo el siglo XXI son los dos mejores años de la economía, entonces decidí poner ese conocimiento en servicio de los hondureños. Casi todo los hondureños están convencidos que se requiere un cambio en Honduras y que es necesario que tengamos un gobierno muy distinto al que tenemos”.

Ejes de la economía

A la consulta de cuáles son los ejes principales de su propuesta política, Yani respondió que el objetivo a corto plazo es lograr que Honduras se convierta en una economía exportadora, es decir que desde 2022 en vez de ser una economía de consumo interno le de paso a la exportación.

La segunda fase -ahondó Yani- es lograr una ampliación de la industria ligera (maquila y similares) y refirió que cuando estuvo preso en una pequeña celda en EEUU leyó mucho revistas especializadas de economía e incluso mandó cartas a amigos empresarios y al gobierno para que aprovecharon un punto de quiebre entre las economía de China y EEUU, y poder atraer algunas de las empresas de estos gigantes del mundo.

Como tercer apartado mencionó que buscará que el país logre exportar servicios tecnológicos. “Esto lo dejo para el final para capacitar y educar a los jóvenes de nuestro país para que aprendan a codificar o programar y efectivamente dar servicios tecnológicos”.

Sumó a sus tres ejes económicos un impulso al turismo. “El objetivo es lograr aumentar la cantidad de divisas que llegan a Honduras porque en Honduras no hay dinero, el país quedó muy debilitado por la pandemia, no hay circulante en el país, entonces la única forma que conseguirlo es atraer inversión extranjera y atraer divisas”, explicó.

Sin revanchas

Preguntado sobre si haber estado en prisión de dos por seis metros en EEUU le pulió el deseo para gobernar a Honduras, contestó: “Estando en prisión leí un libro sobre la vida de Nelson Mandela, allí lo aprendí una lección muy buena y es que Mandela cuenta que cuando salió de la cárcel dejó atrás todos sus rencores, sus odios, sus resentimientos, sus deseos de venganza porque sabía que si salía de los muros de la prisión cargado de esos resentimientos, seguiría siendo un prisionero, eso a mí me impactó mucho y me he hecho un admirador de él”.

Adicionó que “yo vivo con esas mismas ideas, yo tampoco tengo deseos de venganza, ni odios, ni rencores con nadie, yo quiero ser presidente para mejorar la situación de Honduras, para que el sufrimiento y la desesperanza que yo pasé no la tengan que pasar los hondureños. En la prisión yo pasé hambre, frío, soledad, aprendí como viven los mojados porque vivía como ellos alejando de mi familia, mi esposa aprendió como viven las madres solteras porque le tocó criar a nuestras familias cinco años ella sola. Aprendí lo que es no tener acceso a servicios médicos porque no los tuve en la prisión y todas estas cosas yo sé que los hondureños las viven todo los días aquí y estoy decidido a cambiar y corregir eso”.

Sobre los ataques diarios que recibe a través de las redes sociales, dijo que es una campaña sistemática mediante la cual esperan que aparezca en algún programa para comenzar los insultos y la diatriba.

“No me molesta que me digan exconvicto porque reconozco que lo soy. Se dicen muchas cosas inciertas de mí, por ejemplo cuando dicen que fui condenado por lavado de activos. Me logré quitar los cuatro cargos de lavado de activos, fui condenado por otro cargo menor que se llama ‘transar con bienes de procedencia ilegítima’, pero ese delito ni siquiera existe en Honduras”, detalló.