Tegucigalpa – El pronosticador del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), adscrito al Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) de Copeco, Walter Aguilar, indicó que este miércoles 1 de junio, inicia la temporada ciclónica en el Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México y culmina a finales de noviembre próximo.

Detalló que la previsión es que entre 12 y 13 tormentas con nombre se podrían formar durante la temporada y de seis a siete se convertirán en ciclones tropicales o huracanes de los cuales dos o tres serán severamente fuertes.

Recordó que aunque esa es una previsión, Honduras está en la ruta ciclónica por lo tanto el país podría ser afectado directa o indirectamente por uno de esos fenómenos atmosféricos.

Indicó que las lluvias que se han estado presentando en el país, están ocurriendo durante horas de la noche, pero a partir de este miércoles caerán desde horas más tempranas, por la tarde y primeras horas de la noche acompañadas de actividad eléctrica debido al fortalecimiento de los vientos provenientes del sur y que van a chocar con vientos que vienen del Caribe, que incluso van a provocar una vaguada en la parte centro, sur y suroccidente del territorio nacional.

Añadió que las lluvias serán intensas durante la semana e incluso para el próximo domingo y lunes se van a incrementar a entre 70 y 100 milímetros de agua para la zona central y sur y se irán generalizando para el sector norte y suroccidental del país.

La temporada de huracanes del Atlántico en el 2016 es un evento actual en la temporada anual de ciclones tropicales en el hemisferio norte. La temporada comienza oficialmente el 1 de junio de 2016, y finalizará el 30 de noviembre de 2016.

Estas fechas describen históricamente el período de cada año cuando la mayoría de ciclones tropicales se forman en la cuenca del Atlántico y son adoptados por convención. Sin embargo, la formación de ciclones tropicales es posible en cualquier momento del año.

Para este punto, la mayoría de los grupos de pronóstico han llamado a esta temporada para ser un promedio de cerca por encima de media temporada, debido a una combinación de factores que incluyen una transición al fenómeno de La Niña y más caliente que las temperaturas superficiales del mar normales en el Golfo de México y en la región de desarrollo principal cerca Cabo Verde.