Tegucigalpa – El secretario de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Madero, anunció que la apertura de la economía podría darse el próximo 1 de junio, pero con un porcentaje de empleados, manteniendo la cuarentena y restringiendo la circulación mediante el último dígito de la identidad, pasaporte o carné de residencia.

– Las reaperturas se harán a través de la clasificación de los municipios en tres grupos: baja incidencia y baja densidad poblacional; incidencia media que tienen entre 1 y 30 casos; y alta incidencia como el Distrito Central y los del Valle de Sula.

Sin embargo, aclaró que hasta el momento no hay garantías de que el país pueda lograr esa reapertura el próximo lunes 1 de junio. “No sabemos todavía a ciencia cierta si va a ser el primero de junio, esa es nuestra meta, querer llegar a hacerlo”.

En el momento que se logre, según Madero se abrirá todo, pero siempre va a estar la restricción de circulación, o sea, si una empresa tenía 10 trabajadores a lo mejor van a tener que atender con dos, porque los únicos que podrán llegar a ese comercio serán los que puedan circular ese día.

Los protocolos de bioseguridad, que serán de obligatorio cumplimiento, fueron elaborados por la Secretaría de Trabajo, con el apoyo de expertos y la contribución de la Unión Europea a través del programa EURO EMPLEO.

“No podemos hacer una apertura de un solo de la sociedad, si nosotros lo hiciéramos seríamos totalmente irresponsables, y lo que sí estamos tratando de hacer es una línea de tiempo que tiene que ver con insumos, con personal y que vaya alineada a las posibles aperturas”, explicó.

Sumado a ello, el funcionario destacó que el manejo de la pandemia y las reaperturas se harán desde el punto de vista territorial, clasificando los municipios en tres grupos: baja incidencia y baja densidad poblacional; incidencia media que tienen entre 1 y 30 casos; y alta incidencia en municipios como el Distrito Central y los del Valle de Sula.

Por lo anterior, la mesa intersectorial trabaja en dos ejes: la existencia de medicamentos e insumos y una hoja de ruta para adquirirlos con urgencia y en segundo lugar el análisis del comportamiento del virus por municipios.

“Independientemente de que tengamos un plan de apertura, si existe un municipio que se complique lo vamos a tener que volver a cerrar”, agregó.

Y es que hay una condición también importante, que aunque se tenga un plan de reapertura no significa que la cuarentena se restringe, ya que se seguirá la cuarentena.

Transporte

Respecto a las protestas en el transporte, reconoció que son justas si se considera que a raíz de la pandemia este sector tiene más de 70 días paralizado.

“El equilibrio entre salud y economía es la parte más compleja que podemos tener en esta pandemia”, dijo, para luego reconocer que se dialoga en torno a varios escenarios pero no se ha podido llegar a nada en firme.

El funcionario reconoció que el sector transporte representa un eje transversal de la sociedad, ya que de nada servirá avanzar hacia una reapertura inteligente de los sectores si la población no se puede movilizar.

“Cualquier apertura que pueda ocurrir, con ciertos parámetros, ya sea pequeña, mediana o grande, significa más personas moviéndose y esto significa que habrá una potencialidad de que haya más virus moviéndose y para esto tenemos que estar preparados en el sistema de salud”, explicó.