Tegucigalpa – El alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura, confirmó que el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), reporta pérdidas de 35 millones de metros cúbicos de agua en la capital hondureña.

– Las represas podrán abastecer de agua en la capital hasta la primera quincena de octubre.

– Los niveles de agua en Los Laureles es del 30 %, mientras que en Concepción es del 22 %.

“Tenemos una producción (actual), de 82 millones de metros cúbicos en el SANAA y apenas 47 facturamos, tenemos una perdida gigantesca”, brindó declaraciones Asfura ante periodistas.

Puntualizó que una compañía anda en las puertas de las casas de los capitalinos para reparar las fugas en las válvulas, contadores y tuberías para cuidar el agua.

El edil reiteró los proyectos que tiene la corporación municipal en las represas para enfrentar la sequía del próximo año.

Indicó que el 15 de noviembre recibirán las primeras ofertas de construcción por la mini represa en el sector de Los Pinares, El Hatillo, con un almacenamiento de tres millones y medio de metros cúbicos.

Asfura negó que esta mini represa afecte la zona de amortiguamiento del parque de La Tigra y detalló que las aguas correrás superficialmente en un cañón y la van a represar para dar el servicio de agua a los capitalinos.

Asimismo, anunció que para noviembre, iniciarán las ofertas por un sistema de captación de agua natural que trasladará tres millones de metros cúbicos hacia el embalse de la represa Concepción.

Hizo un llamado a las futuras administraciones municipales y gubernamentales que se enfoquen en la construcción de la represa del río Hombre en la carretera Olancho que tendrá una capacidad de almacenamiento de diez millones de metros cúbicos, igual que Los Laureles.

Desechos sólidos

Por otro lado, el alcalde capitalino se refirió que está implementando nuevas políticas para el manejo, control de plásticos y desechos sólidos.

Además, confirmó que entregaron la licitación a una empresa hondureña del mejoramiento del relleno sanitario.

La Tigra

Asfura volvió a insistir que el proyecto habitacional Bosques de Santa María fue aprobado bajo fundamento de ley y no violentaba la zona de amortiguamiento de La Tigra.

Reveló que el proyecto tenía la obligación por parte del SANAA de perforar tres pozos con un tratamiento de agua potable.

“Van a perforar sus tres pozos, iban a poner un tratamiento de agua potable y tendrán una planta de tratamiento de aguas residuales, guardar en tanques y regar las áreas verdes”, detalló.

Añadió que este proyecto debía abastecerse de aguas subterráneas.

Finalizó que en este proyecto hubo mucha información en el ambiente que no era comprendida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here